El-Mar-MedirerráneoEl-Mar-Medirerráneo
 
Sostenibilidad > Agua

El Mar Medirerráneo

Tempo di lettura - Regina Paper for People Tiempo de lectura: 5 min

El Mediterráneo es un pequeño mar comparado con los océanos, de los que ya hablamos el 8 de junio con motivo del Día Mundial de los Océanos. Nuestro mar representa solamente el 1% de los mares del mundo, sin embargo, tiene una enorme biodiversidad. De hecho, es uno de los ecosistemas más importantes de la tierra y una de las eco-regiones del nuestro planeta. Esto se debe a una combinación de factores climáticos geomorfológicos y homogéneos en toda su extensión que caracterizan a este mar. Factores que llevaron a la evolución de muchas especies a adaptarse a veranos calurosos y secos y a inviernos suaves gracias al clima mediterráneo. 

Las corrientes que cruzan el Estrecho de Gibraltar y circulan hacia la parte occidental del Mediterráneo transportan organismos planctónicos, el primer eslabón de la cadena alimentaria. Estas mismas corrientes son explotadas por grandes pelágicos (especies que viven en aguas medias o cerca de la superficie), como el atún y el pez espada, debido a su migración hacia el área de puesta de huevos. Además, conviven con otras especies marinas, como los pequeños peces y crustáceos, que son atraídos por la abundancia de alimentos de estas aguas.

El krill mediterráneo, cuya concentración es mayor desde enero hasta julio, se encuentra en la base de la cadena alimenticia de estos peces que viven en aguas medias o cerca de la superficie, y se distribuye particularmente en el rincón del mar entre Liguria, Provenza y el norte de Cerdeña, donde se estableció recientemente un área marina protegida: el santuario de los cetáceos. Un oasis donde vivir y reproducirse, porque en otros lugares se está volviendo imposible. 

Lamentablemente el Mediterráneo está siendo dañado en varios frentes lenta y progresivamente. Esta cuenca de vida se está convirtiendo en un desierto invadido por el plástico. Por un lado, la transformación que el ser humano ejerce sobre las costas, junto con el aumento demográfico y productivo en los últimos años, ha llevado a una disminución progresiva de la biodiversidad. También hay que sumar el hecho de que el Mediterráneo sea una cuenca semicerrada, con flujo lento de agua. Las actividades humanas, la urbanización, el uso intensivo de fertilizantes, la contaminación de las aguas residuales y la pesca intensiva de animales están llevando al mare nostrum y a sus especies a una situación límite como, por ejemplo, la tortuga marina Caretta Caretta que está cerca del peligro de extinción.  

Por último, debido al calentamiento global en los últimos años las temperaturas del agua han aumentado casi 3 grados, hecho que ha atraído especies extrañas de los mares más cálidos. En resumen, hemos puesto en riesgo, directa o indirectamente un patrimonio natural que no tiene precio.

Afortunadamente, sin embargo, estamos preparados para cambiar. Es por eso que existen tantas asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro que están luchando para limpiar nuestros mares de plástico. Un cambio de rumbo que ya está ocurriendo gracias a las iniciativas organizadas para salvaguardar el Mediterráneo. La campaña de WWF #GenerAzioneMare está comprometida con el establecimiento de áreas marinas protegidas, que hoy en día son 1140, garantizando una cobertura del 6,5% del Mediterráneo. El segundo objetivo es garantizar una pesca sostenible mediante la preservación de los hábitats de los que dependen las especies pescadas, necesarias para su crecimiento y reproducción. Además, gracias al Equipo de Acción de Tortugas, cientos de operadores, voluntarios y biólogos trabajan las 24 horas del días los 7 días de la semana en diferentes centros de recuperación de fauna marina para tratar y liberar tortugas marinas, amenazadas por la pesca accidental y la ingestión de plástico.

Este verano comienza la gira #Plasticfree, una iniciativa nacida en el marco de GenerAzione para limpiar de plástico las playas y el fondo marino gracias al trabajo de muchos voluntarios, entre los cuales también pues estar tú. En el otro lado del mundo, jóvenes con corazones verdes como Boyan Slat están buscando estrategias para actuar simultáneamente en todos los mares del planeta. Este es el caso del proyecto “The Ocean Clean Up”, cuyo objetivo es limpiar el Gran Parche de Basura del Pacífico, una isla de desechos plásticos formada por las corrientes entre Hawai y California.

¿Y en Europa? La prohibición de los plásticos desechables fue aprobada para entrar en vigor en 2021: no más cubiertos de plástico, platos, pajitas, bastoncillos de algodón, cajas de poliestireno expandido como las utilizadas en las comidas rápidas. ¿Y las botellas de plástico? Se reducirán en un 25% para 2025. Esta reducción afectará incluso en el aire que respiramos, ya que estará más limpio gracias a la reducción de 3.4 millones de toneladas de CO2 que se espera para 2030. 

Para un mundo más limpio se necesita el compromiso diario de todos. Vivir de forma sostenible, pensar de forma sostenible para un mejor presente y garantizar un futuro.