Hogar > Vita cotidiana

Reducir los residuos durante las vacaciones

Tempo di lettura - Regina Paper for People Tiempo de lectura: 2 min

La mayoría sabemos lo que tenemos que hacer en casa para ayudar a proteger el planeta. Reducir el consumo de electricidad y agua, reciclar, minimizar los residuos alimentarios, etc. pero ¿qué pasa cuando estamos de vacaciones? No siempre es tan fácil cuando no estás en la comodidad del hogar, pero hay sencillos cambios que podemos poner en marcha para reducir los residuos incluso en vacaciones. Sigue leyendo para conocer algunos de nuestros prácticos consejos.

Prepárate

Si tienes espacio en tu equipaje, considera la posibilidad de llevar tu botella térmica reutilizable. Recuerda que sirve tanto para bebidas frías como calientes. De esta manera, puedes ayudar a reducir el número de botellas y vasos desechables.

Artículos de tocador rellenables

En lugar de comprar champús, geles de ducha y cremas en miniatura, hazte con un juego de pequeñas botellas o recipientes rellenables. Llénalos con tus productos habituales y ¡listos para salir! Puedes reutilizarlos cada vez que viajes, reduciendo así los residuos de plástico.

Di no a las pajitas

Piensa, ¿realmente necesitas una pajita para tu refresco? Hoy en día, muchos establecimientos se han pasado a las pajitas de papel, pero si no la necesitas, simplemente pide tu bebida sin ella. Si prefieres beber con pajita, siempre puedes llevar en el bolso una reutilizable de metal o bambú.

Opta por un cono de helado

Disfruta del helado en cucurucho. Si eliges un cucurucho en lugar de una tarrina y una cuchara, generarás menos residuos de papel y plástico desechables.

Limpia la playa

Ayuda a mantener limpia la zona recogiendo la basura y depositándola en la papelera cuando la encuentres.

Elige bien los recuerdos

Siempre es agradable regalarse a uno mismo o a los amigos y familiares algún recuerdo de las vacaciones. Cuando vayas de compras, considera la posibilidad de comprar cosas que se puedan utilizar o reutilizar (como los dulces locales, los libros o bolsas de tela, por ejemplo), en lugar de objetos insignificantes que pronto se tirarán a la basura.